PORTADA-(6).jpg

Entrevista a Susel Paredes

Construyendo puentes, rompiendo mitos, haciendo historia: una lesbiana en el Congreso de Perú

Marilyn Izquierdo

Susel Paredes es abogada y activista LGBTIQ+. Hoy es la Congresista mujer del Perú con más votos del parlamento y cuarta en el ranking general.  Entrevistada por BRAVAS, habló de su compromiso con el movimiento social, los temas que tiene en agenda y sus estrategias para dar frente a un parlamento conservador y fundamentalista, incluyendo “un proyecto de ley de cuota laboral trans, para proponerle al Estado Peruano que el 1% de su planilla sean personas trans.”

La trayectoria por la defensa de los derechos humanos de Susel Ana María Paredes Piqué nace en la sociedad civil, donde trabajó en diversas organizaciones incluyendo el Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán, promoviendo los derechos de los pueblos indígenas, derechos de las mujeres y de las personas LGBTIQ. Estudió Derecho en Universidad Nacional Mayor de San Marcos, cuenta con un magíster y estudios de doctorado en la Universidad Complutense de Madrid, además de una segunda maestría en Estudios Amazónicos en la UNMSM. Susel también se desempeñó como actriz de teatro y televisión y participó en las novelas, ‘Carmín’ (1985) y ‘Los de arriba y los de abajo’ (1994), además pasó por la pantalla grande con la película ‘Todos somos estrellas’.

En esta entrevista nos cuenta sobre su compromiso con el movimiento social, los temas que tiene en agenda y sus estrategias para dar frente a un parlamento conservador y fundamentalista: “¿quién puede estar de acuerdo con que una niña sea madre a los 11 años?, yo creo que nadie” menciona la parlamentaria.

- Susel, en un país tan machista y conservador, ¿qué significa para ti estar en el Congreso y la confianza que te ha otorgado la población?

- Bueno, significa que se ha roto un mito: el mito de señalar que si un partido ponía una lesbiana en la lista iba a perder votos, y se ha roto ese mito porque la mujer más votada del Perú ha sido una lesbiana visible; porque debemos haber tenido muchas lesbianas en el Congreso, lo que pasa es que estaban en el closet, a pesar de que su closet era una vitrina porque todo el mundo sabía.

Pero, además, para el movimiento LGBTI es muy importante que uno de los candidatos más votados en el Congreso anterior fue Alberto De Belaunde, un hombre gay. Entonces el primer mito roto es que las personas LGBTI no disminuyen el voto, sino que concentran el voto. Ahora [también] hay otras características, no solo que soy lesbiana, sino que he tenido una trayectoria: tengo 58 años, una trayectoria de lucha por los derechos, de defensa, pero también como funcionaria pública. Ahí también tengo muchas críticas (…) A la hora de poner orden la ley tiene unos mandatos muy específicos con respecto a la ocupación de espacios públicos, etc.; entonces he sido muy visible en mi trabajo, en el ejercicio de la función pública y creo que eso también ha colaborado en que yo tenga muchos votos.

- Aunque la representación política de las mujeres y comunidad LGBTIQ+ ha sido históricamente minoritaria, tenemos este Congreso con 52 parlamentarias mujeres a partir de la ley que exige como criterio obligatorio la paridad y alternancia de género en las candidaturas electorales, ¿cuál crees que sea el siguiente paso para lograr la correcta representación de la población LGBTIQ+?

 

- Yo creo que lo más importante es que salgamos del closet, e invoco a las personas que me están viendo o escuchando a que salgan del closet, porque somos muchas y muy valiosas en muchas actividades, pero si no nos dejamos ver, entonces vamos a perder oportunidades. Y yo creo que sí es posible salir del closet y resistir porque hay muchas mujeres… yo entiendo que tienen profesiones, que pondrían en peligro su trabajo; por ejemplo, a una profesora no sabemos que le puede pasar, [en el caso de] una abogada es distinto ¿no?; pero, hay algunas profesiones donde las mujeres tienen mucho miedo a salir del closet, especialmente en educación, igual que los hombres gay (…), porque tienen temor a ser denunciados.

Bueno, yo tengo políticas para trabajar en la función pública, propias de mi despacho (…) conmigo trabajan tres personas, yo nunca estoy sola, entonces eso a mí me protege: el trabajo de equipo me protege, nunca estoy sola, nunca voy sola, si alguien viene yo los recibo o las recibo, pero siempre en presencia de las personas que trabajan en mi equipo.

- En este panorama y ante este contexto tan difícil ¿cuál es tu agenda en el Congreso, qué temas priorizarás y cómo crees que puedes contribuir a hacerle frente a los fundamentalistas y los grupos anti-derechos? 

 

- Bueno estamos en un contexto de una pandemia tremenda que ha dejado pues 200 mil personas peruanas muertas, 200 mil familias de luto, millones de personas sin trabajo, niños/as que nunca han jugado con pares, hay niños/as de 5 años que nunca han socializado en un salón de clases. Pero también hay niños y niñas en los Andes, en la selva, que nunca han estado conectados, entonces han perdido el año escolar, ya 2 años escolares que van perdiendo; entonces tenemos que priorizar nuestra agenda de acuerdo a este contexto.

Por ejemplo, el trabajo de las personas en la pandemia: miles de personas se han dedicado al trabajo del delivery y esas personas están completamente desamparadas y hacen el delivery en moto, entonces tienen muchos riesgos de sufrir accidentes, etc., no tienen seguro, no tienen nada; pero en la pandemia ellos han movilizado la economía porque habían cosas que no se podían atender si no era por el delivery, entonces esa es una norma que ya tenemos lista para presentar a la bancada y que ingrese [al debate parlamentario].

Por supuesto tenemos un paquete de proyectos de ley que estuvieron a punto de aprobarse en la legislatura anterior, que son: ley de identidad de género, matrimonio igualitario; yo estoy terminando de preparar un proyecto de ley de cuota laboral trans, para proponerle al Estado que el 1% de la plantilla del Estado sean personas trans, porque han sido históricamente excluidas del trabajo. Las mujeres trans [han estado] prácticamente obligadas al ejercicio del comercio sexual o del trabajo sexual y los hombres trans tienen muchos problemas de violencia, violaciones sexuales, etc. y no logran tener un trabajo a pesar de las altas competencias que tienen.  (…) Mi encargada de prensa es una mujer trans, licenciada en periodismo, una mujer eficiente y ella es la primera persona trans visible que hay en este Congreso en la historia del Perú; con ella, yo estoy demostrando en los hechos (…) que eso se puede hacer. Además, en mi despacho, donde somos siete personas, somos seis mujeres y solo un hombre.

Créditos: Rosa Villafuerte

press to zoom

Créditos: Rosa Villafuerte

press to zoom
1/1

- Considerando que los actuales congresistas son de mayoría conservadora, fundamentalista, de ultra-derecha y que se han mostrado abiertamente en contra del enfoque de igualdad de género, de los derechos de las mujeres y de la población LGBTI, ¿qué desafíos como congresista crees que tienes en el actual parlamento?, Y ¿cuál va a ser tu estrategia para sacar adelante la agenda?

- La verdad es que nunca hemos tenido los dos extremos, porque si bien estoy yo que soy la más votada, la segunda más votada es la pastora que dijo “las mujeres somos ayudas idóneas de los hombres y que los hombres son sacerdotes del hogar” (…) Estamos frente a frente; sin embargo, la bancada Somos Perú-Partido Morado pidió a la mesa directiva que se reactive la mesa de mujeres parlamentarias y ambas hemos firmado; hemos firmado Flor Pablo como peticionaria y yo, y están todas, está la pastora, esta Adriana Tudela, etc.

Hay algunos temas en el que todas vamos a estar de acuerdo respecto, por ejemplo, a la violencia hacia las mujeres, entonces los puentes tienen que hacerse del material que nadie pueda decirte que no. ¿Quién puede estar de acuerdo con que una niña sea madre a los 11 años? Yo creo que nadie; entonces vamos a tener que trabajar buscando esas coincidencias a pesar de lo difícil que es convivir con alguien que ha dicho cosas terribles.

- Desde el año 2017 hay solo cuatro proyectos de Ley a favor de la población LGBTIQ+ en el Congreso peruano que esperan debates, a lo que el Congreso siempre se excusa diciendo que hay temas más prioritarios. ¿Cómo visibilizar la importancia de los derechos de las personas LGBTIQ+ en este parlamento?

 

- Nuestra manera de trabajar va a ser con el movimiento social. Si un congresista o una congresista presenta un proyecto porque se le ocurre, no tiene el apoyo que necesita para visibilizarlo, entonces nuestra estrategia es: nosotros solo presentamos lo que el movimiento o la sociedad civil organizada prepara, presenta. Porque además dime, ¿quién más que el movimiento de mujeres va a tener las mejores leyes para las mujeres? Si son abogadas que tienen 30 años en el movimiento de mujeres, sería una locura que yo no tome esos proyectos, por eso tengo aquí en mi mano la agenda feminista legislativa 2021-2026, que es una de mis orientaciones.

Yo creo que esa va a ser la clave (…) Si tú haces un proyecto de ley y es la gente la que dice qué es importante, los representantes lo van a considerar (…) Es la manera lógica y políticamente más adecuada para que nadie nos pueda decir que eso no es importante y que no es prioritario, porque estarán los rostros de las personas para quienes esa norma es prioritaria acompañándonos a presentarlo. Porque siempre dicen: “no, son cuatro [personas] las que quieren eso”; y no somos cuatro. Y si nos organizamos en las regiones para hacer sentir eso también, yo creo que puede funcionar; pero sin organización social las iniciativas legislativas son muy débiles. En cambio, los empresarios sí, hacen fuerza y presentan juntos con su representante los proyectos, entonces dicen “este proyecto es muy importante, mira a todos los empresarios”.

- Para alcanzar una agenda por la igualdad, además de la sociedad civil ¿quiénes piensas que pueden ser tus aliados y aliadas?

- La academia, por ejemplo, la opinión legal de expertos en derechos sobre determinadas materias muy específicas: derecho laboral, constitucional, temas sobre genética. Ahí por ejemplo hay todo un debate sobre la gestación subrogada, que para unos no debe de existir; lo concreto es que se usa, y que los hijitos de Ricardo Morán, el conductor de televisión, han nacido por el mecanismo de gestación subrogada que es legal en otro país, pero ellos acá no han podido inscribirse como peruanos porque no tiene mamá. ¿Cómo que no tienen mamá?, la mamá donó su cuerpo para la gestación, eso podemos discutirlo entre nosotras porque hay una serie de diferencias, pero mientras nosotras los discutimos, los hijos de Ricardo Morán no tienen sus documentos en regla; ¿yo voy a legislar para la realidad o para lo que deseo? Esas personas existen, están aquí, entonces tenemos que legislar porque no son los únicos: hay más, solo que sus papás no son famosos. 

- Finalmente, Susel, ¿cuál es tu compromiso con las personas que te dieron la confianza para estar en este parlamento y cómo vas a hacer los puentes para seguir trabajando para ellas?

- Mis jefes son las personas que han votado por mí y la ciudadanía que no ha votado por mí pero que requiere de avances normativos y fiscalización de los funcionarios y funcionarias del Estado, que no cumplen con sus funciones o que hacen cosas irregulares o inclusive cometen delitos. Hay ordenanzas, como las de no discriminación, que en muchas regiones, provincias y distritos no se cumplen. Entonces si esto ya está hecho, ¿qué tengo que hacer como congresista? hacerle el seguimiento, la fiscalización, el control político para que ésta se cumpla.

Tenemos una ley de violencia contra la mujer y otros miembros del grupo familiar que también necesitamos que se cumpla, en las comisarías, en otros sectores del Estado, entonces, para eso, además de legislar necesitamos hacer el control político. Y nuevamente: ¿con quién hacemos el control político, si no es con la gente, con las personas que se ven afectadas porque esa ley no se cumple? Entonces legislar sin la gente no se puede, hacer control político sin la gente tampoco se puede, por lo tanto, la tercera función que es representar, sin la gente tampoco es posible. Saludos a toda la Articulación Feminista Marcosur.